Según informa la agencia EFE, cada año se registra en España una docena de casos de tumor difuso troncoencéfalo en pacientes pediátricos. Se trata, por tanto, de una patología de escasa prevalencia, pero de muy mal pronóstico; una situación que se agrava por el hecho de que no existe un tratamiento realmente eficaz y curativo, tal y como apunta la CUN en un comunicado.

La propia Agencia Europea del Medicamento fomenta la realización de estudios que arrojen luz sobre esta enfermedad. El ensayo clínico -en el que también participan investigadores del CIMA de la Universidad de Navarra- va a evaluar la seguridad y eficacia de este nuevo tratamiento contra el tumor difuso troncoencéfalo en niños, que se basa en la inoculación en el tumor del adenovirus Delta 24 modificado.

El microorganismo se ha transformado para hacer que se dirija de forma prioritaria a las células tumorales, en las que se replicará hasta conseguir que se destruyan.

“La idea es que el virus Delta 24 no solo consiga destruir las células tumorales, sino también crear una respuesta inmune en el organismo del paciente, por lo que también se podría considerar un tipo de inmunoterapia”, explica la neurocirujana Sonia Tejada, especialista del Área de Neurooncología Pediátrica de la clínica e investigadora principal del estudio.

De acuerdo con la experta, apenas existen muestras de estos “tumores inoperables”, ya que la biopsia tiene sus riesgos y “no es terapéutica”. Durante el ensayo de este nuevo tratamiento, se tomarán muestras de tejido tumoral mediante biopsia, aprovechando la intervención para inocular el virus modificado.

Procedimiento

Dicha intervención comienza anestesiando al paciente una única vez. Se le realiza entonces una resonancia magnética cerebral para planificar la operación. Una vez obtenida la información, se lleva a cabo la biopsia por la ruta que se considere más adecuada y se inocula el virus modificado a través de una inyección. Por último, se realiza una segunda resonancia magnética para comprobar que el nuevo tratamiento se ha difundido de manera correcta.

Los pacientes que participen en el ensayo clínico podrán seguir recibiendo su tratamiento de radioterapia o quimioterapia en su centro de referencia. Un mes después de la inoculación, se realizará una primera revisión de control.