La osteoporosis en coinfectados de VIH y hepatitis C es mayor que en infectados solo por VIH.

La osteoporosis en coinfectados por VIH y el virus de la hepatitis C (VHC) no está condicionada por este último. Así lo sugiere un estudio multicéntrico realizado por miembros del Grupo de Estudio del SIDA (GeSIDA) de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC). Según los resultados, los hábitos de vida y ciertos nutricionales determinarían las altas tasas de osteoporosis de dicha población.

Tal y como ha informado GeSIDA, la osteoporosis es una patología que causa una reducción de la densidad mineral ósea. Esto produce fragilidad en los huesos, que se fracturan con más facilidad. Las mujeres, sobre todo posmenopáusicas, son más propensas a padecer esta enfermedad. Asimismo, se ha observado mayor riesgo de osteoporosis entre las personas coinfectadas por VIH y VHC.

“El mecanismo no se comprende bien”, reconoce Juan Berenguer, especialista del Hospital Universitario Gregorio Marañón. De acuerdo con el experto, podría tener que ver con la mayor frecuencia de cirrosis en este colectivo. Asimismo, el riesgo mayor de osteoporosis en coinfectados podría estar relacionado con un efecto directo del VHC sobre el hueso. “Es muy posible que esta asociación entre la infección por el VHC y la osteoporosis sea espuria”, añade Berenguer, que ha coordinado el trabajo junto a Juan González-García, del Hospital Universitario La Paz.

Causas de la osteoporosis en coinfectados

Para saber sobre esta relación, se diseñó un estudio en el que participaron 160 pacientes de 13 centros españoles. Tenían 49 años de media. El 74% eran hombres y otro tanto refería haber consumido drogas inyectadas en algún momento. Aunque solo el 3% refería un consumo elevado de alcohol, casi la mitad tenía cirrosis hepática. Además, el 68% tenía hábito tabáquico.

Se administró a los participantes tratamiento para la hepatitis C. En el 79% de los casos se usó interferón y en el resto fármacos libres de interferón. El 64% logró una respuesta viral sostenida equivalente a la curación de la hepatitis. No se encontraron diferencias en los cambios de densidad mineral ósea desde el inicio del tratamiento hasta el segundo año entre respondedores y no respondedores.

Estos resultados constatan que tratar la hepatitis en personas coinfectadas de VIH no influye en la patología ósea. Asimismo, sugieren que el exceso de osteoporosis en coinfectados respecto a las personas solo con VIH probablemente está relacionados con las diferencias en los hábitos de vida y factores nutricionales. Los datos se han presentado en la reciente Conference on Retroviruses and Opportunistic Infections (CROI). Se trata de uno de los encuentros científicos sobre VIH más importantes del mundo.