La superbacteria ha aparecido en zonas como la Bahía de Guanabara donde está previsto que se desarrollen las pruebas olímpicas de vela y wind-surfing. Asimismo, se ha detectado la presencia de esta superbacteria en 5 de las playas más conocidas de Río de Janeiro, entre ellas Copacabana, donde se tendrán lugar las pruebas de triathlon. Ipanema, Leblon, Botafogo y Flamengo también están infectadas.

Según el U.S. Centers for Disease Control and Prevention (CDC), la superbacteria puede causar infecciones graves del tracto urinario, gastrointestinales, respiratorias, del torrente sanguíneo e incluso meningitis. El CDC ha señalado que los estudios muestran que esta bacteria provoca la muerte en el 50% de los pacientes infectados.

Asimismo, se han hallado genes de la superbacteria en la laguna de Rodrigo Freitas, en el corazón de Río, y en el río que desemboca en la Bahía de Guanabara. Renata Picao, profesora en la Universidad Federal de Río de Janeiro, ha destacado que la contaminación de las playas más famosas de Río se debe a la falta de una política básica de saneamiento en un área metropolitana de 12 millones de personas. “Esta bacteria no debería estar en estas aguas ni en el mar”, ha subrayado.

Los investigadores han hallado que la presencia de esta superbacteria es del 100% en la playa de Botafogo donde todos los análisis han dado positivo. La playa de Flamengo, donde se entregarán las medallas de vela, ha presentado unos niveles de esta superbacteria del 90%. En cuanto a Ipanema y Leblon, las playas más populares entre los turistas, presentan unos niveles de infección de entre un 50 y un 60%.