El cirujano que grabó sus iniciales en el hígado de 2 pacientes trasplantados ha sido condenado a realizar 12 meses de trabajos comunitarios y pagar una multa de 10.000 libras (unos 11.300 euros). El británico Simon Bramhall, de 53 años, ha admitido haber grabado sus iniciales, pero ha negado causar “daño corporal real” a los pacientes.

Según informa la agencia alemana DPA, fue otro cirujano quien descubrió las iniciales mientras realizaba otra operación. Simon Bramhall, especializado en trasplantes de hígado, había usado una sonda de coagulación por plasma de argón, que se utiliza en cirugía para frenar las hemorragias, para escribir las iniciales sobre el órgano de este y otro paciente.

En 2013, el cirujano ahora condenado fue suspendido de su puesto en el Hospital Queen Elizabeth de Birmingham y un año después presentó su dimisión tras un procedimiento disciplinario. El caso ha llegado incluso a los tribunales, ante los que el facultativo trató de justificarse argumentando que estaba cansado tras lar largas y complejas intervenciones.

Para el juez Paul Farrer, sin embrago, Bramhall mostró una “arrogancia profesional de tal magnitud que viró a un comportamiento criminal”, según declaraciones reproducidas por la BBC. “Fue importante llevar a cabo este proceso, tanto para las víctimas como para mantener la confianza de los pacientes que entregan su total confianza en los cirujanos”, señaló el fiscal Frank Ferguson.