Según informa la agencia EFE, las personas que reciben este tipo de diálisis son aquellos que padecen insuficiencia renal crónica y que, a juicio de los servicios de Nefrología, cumplen con los criterios clínicos necesarios para ser atendidos en centros de diálisis extrahospitalarios concertados. El objetivo es acercar el tratamiento a los pacientes para que puedan someterse a diálisis cerca de su zona de residencia.

Cada uno de ellos recibe una media de 3 sesiones a la semana; el servicio incluye asistencia a cargo de personal médico especializado en Nefrología, personal de Enfermería con formación acreditada en hemodiálisis y auxiliares de Enfermería, además del personal no sanitario imprescindible para el normal funcionamiento del centro.

También se les facilita la medicación no hospitalaria habitual para la correcta realización de las sesiones de hemodiálisis y la necesaria para atender las incidencias producidas durante la sesión, así como la dieta precisa, además de las determinaciones de analíticas urgentes básicas.

El concurso ha sido adjudicado por un precio medio por sesión que ronda los 118 euros, según ha informado el Gobierno regional en un comunicado. El área de Lorca ofrece asistencia a los habitantes de Águilas, Puerto Lumbreras, Aledo y Totana, además de Lorca, mientras que el área del Noroeste abarca Bullas, Calasparra, Caravaca de la Cruz, Cehegín y Moratalla.

Más de 125.000 murcianos padecen enfermedad renal crónica; de ellos, más de 1.800 están en tratamiento renal sustitutivo (hemodiálisis y diálisis peritoneal). Los últimos datos disponibles del Registro de Enfermos Renales, correspondientes a 2015, señalan que 184 personas iniciaron dicho tratamiento en la comunidad, lo que representa una tasa de incidencia de 126 casos por millón de habitantes. El 64% de los nuevos diagnosticados son hombres.