Según recoge Renal & Urology News, bosutinib se utiliza para tratar ciertos casos de leucemia mieloide crónica. Se trata de un inhibidor dual de la tirosina cinasa Src y Bcr-Abl. La patogénesis de ADPKD se ha relacionado con la sobreactivación de Src, de ahí que los investigadores decidieran probar el fármaco para esta enfermedad.

Con este objetivo, se realizó un estudio con unos 170 pacientes, a los que se dividió en 4 grupos. Uno de ellos recibió 200 mg al día de bosutinib, otro recibió 400 mg al día del medicamento, otro recibió primero 400 y luego 200 de bosutinib y el último recibió placebo.

La tasa anual de agrandamiento del riñón se redujo en un 82% en los que recibieron bosutinib respecto a los que tomaron placebo. De acuerdo con el investigador, el trabajo confirma que los inhibidores de la tirosina cinasa Src pueden retrasar potencialmente el crecimiento de quistes y el volumen de riñón en ADPKD.