El trabajo, publicado en la revista Nefrología, incluyó a una cohorte de adultos con enfermedad renal crónica en estadios 4 o 5. Se compararon los parámetros bioquímicos basales con los tomados 45-60 días después de comenzar una dieta baja en fósforo acompañada o no de un tratamiento con captores de fósforo.

El análisis de los datos reveló que la excreción urinaria total por unidad de función renal fue el parámetro mejor relacionado con la fosfatemia. Esta disminuyó un 11% tras el tratamiento con captores de fósforo. Por su parte, la fosfaturia descendió un 22%, %, la tasa de catabolismo proteico un 7% y la Po/TCP un 15%; esta última se incrementó un 20% en el grupo de control.

La excreción urinaria de fósforo y de nitrógeno ureico se correlacionaron fuertemente de forma lineal antes y después de la administración de captores de fósforo o tras los consejos dietéticos en el citado grupo de control. Con estos resultados, los autores concluyen que la Po/TCP es un parámetro que podría reflejar la absorción intestinal de fósforo y, en consecuencia, sus variaciones tras la administración de captores de fósforo pueden servir para estimar la eficacia de estos fármacos.