Según informa medicosypacientes, el objetivo final de estas reuniones multidisciplinarias es garantizar que los pacientes con ERCA que se encuentran en la fase final de la enfermedad puedan vivir y morir sin dolor ni sufrimiento. Se enmarcan dentro de una alianza entre la Sociedad Española de Nefrología (SEN) y la Sociedad Española de Cuidados Paliativos (SECPAL).

En España, un 9,2% de la población adulta está diagnosticada de insuficiencia renal crónica. De acuerdo con una encuesta reciente de la SEN, el manejo renal conservador ya se oferta como una opción más de tratamiento de la ERCA. En torno a un 9% de los pacientes eligen esta alternativa.

Para Sánchez, estos datos apuntan la necesidad de desarrollar estrategias comunes específicas en cuidados paliativos renales que ayuden al nefrólogo y al especialista en paliativos a solventar situaciones difíciles y a mejorar la atención del paciente. En esa línea están trabajando las sociedades científicas.

Las personas con ERCA presentan una serie de síntomas y limitaciones funcionales que empeoran la calidad de vida del paciente y de su cuidador. El dolor es un problema a menudo subdiagnosticado e infratratado en esta población, de ahí la importancia de implementar programas de cuidados paliativos para estos enfermos.