El bajo consumo de sal está asociado con mortalidad cardiovascular y por cualquier causa en pacientes en hemodiálisis. Así lo concluye un estudio realizado entre población japonesa por investigadores de la Kyoto University Graduate School of Medicine and Public Health, la Kurume University School of Medicine y el Tomishiro Central Hospital. Se ha publicado en la American Journal of Nephrology.

Según explican los autores, existen guías de práctica clínica que recomiendan restringir el consumo de sal en pacientes con hemodiálisis; sin embargo, no hay muchos estudios que indaguen en la relación entre el consumo de sal y los resultados de esta población. El trabajo buscaba aclarar la asociación entre la ingesta de sal y la mortalidad en personas en tratamiento de hemodiálisis.

El estudio incluyó información de más de 88.000 pacientes incluidos en la base de datos de la Japanese Society for Dialysis Therapy que habían recibido hemodiálisis durante al menos 2 años. Se usó como principal predictor la ingesta estimada de sal, cuya media al inicio del estudio fue de 6,4 g al día. Al año, habían muerto 1.845 pacientes, 807 de ellos por causas cardiovasculares.

El grupo de pacientes que registró un consumo de sal inferior a 6 g al día tuvo la mortalidad más alta, mientras que los pacientes con un consumo de sal superior a 9 g por día tuvieron menor riesgo de mortalidad por causas cardiovasculares y por todas las causas, por lo que se entendió que no había asociación entre el alto consumo de sal y la mortalidad por cualquier causa.

De acuerdo con los autores, los resultados reflejan que el bajo consumo de sal está asociado con mortalidad por cualquier causa en pacientes japoneses en tratamiento de hemodiálisis. Los investigadores apuntan la necesidad de hacer más estudios para justificar la restricción del consumo de sal en esta población.