Tal y como recoge la agencia EFE, los cambios en el pliego de condiciones del concurso valenciano de Sanidad reducen el tiempo de duración del contrato a 3 años y obligan a abrir centros en puntos geográficos distintos a los actuales o a disponer de un equipo multidisciplinar de profesionales adicional.

“Estos requisitos han imposibilitado que empresas modestas o sin ánimo de lucro hayan podido optar a la renovación de la adjudicación del servicio”, añade CC. OO.-PV, que ha exigido “el fin de la externalización de servicios sanitarios”.

La Conselleria ha asegurado a EFE que el concurso valenciano de Sanidad prevé un ahorro de alrededor de 7 millones de euros y los pliegos se han adaptado a la legislación europea vigente, de manera que recogen los nuevos requerimientos tecnológicos y técnicos que deben cumplir los centros de diálisis para la mejora de la calidad de la atención prestada.

“Tanto empresas privadas como asociaciones sin ánimo de lucro y concertadas por la Administración desarrollan desde hace años este tratamiento ante la incapacidad de la Conselleria de satisfacer la demanda”, subrayan desde el sindicato, favorable a que se reviertan los servicios sanitarios al sistema público “ni mucho menos sin tener en cuenta que detrás de la aplicación de estas medidas hay muchos profesionales que con su decisión se quedarán en el paro”.