Según ha informado la Consejería de Sanidad de Madrid, ALCER ha otorgado este premio al Hospital Universitario Gregorio Marañón en la categoría Prevención de la enfermedad renal crónica y diálisis 2017 por sus investigaciones en el fracaso renal agudo y por el descubrimiento de la molécula cilastatina, el primer fármaco protector del riñón frente a la toxicidad de determinados medicamentos.

El compuesto ha demostrado ser eficaz en más del 80% de los casos y abre la posibilidad de mejorar y ampliar los tratamientos con inmunosupresores para el evitar el rechazo en los trasplantes, las terapias frente a enfermedades como el cáncer o el VIH y el uso de antibióticos para el tratamiento de infecciones que se evitaba por su alta toxicidad renal.

Investigadores del Laboratorio de Fisiopatología del Hospital Gregorio Marañón son los responsables del desarrollo de dicho fármaco protector del riñón. Ya se han realizado todos los ensayos preclínicos pertinentes y se han publicado estudios en revistas científicas internacionales que avalan los resultados. Ahora, el equipo trabajo junto a la empresa biofarmacéutica Spherium Biomed, a favor de quien se ha licenciado la patente, para poder hacer llegar el fármaco a la práctica clínica.