La relación entre la exposición a metales y la enfermedad renal es la materia de estudio de la investigadora María Grau Pérez, que acaba de recibir una de las becas INPhINIT de La Caixa para seguir trabajando en el Grupo de Investigación de Estudio de Riesgo Cardiometabólico y Renal del Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital Clínico de Valencia (INCLIVA).

Según ha informado el INCLIVA, Grau Pérez va a realizar su investigación sobre la exposición a metales y la enfermedad renal como proyecto de doctorado de la mano del doctor Josep Redón y la doctora María Téllez, que ha llevado a cabo distintos trabajos que indagan en la relación entre la exposición a tóxicos ambientales y los problemas de salud en la población general.

“Mi objetivo es aprender y desarrollar los métodos de aleatorización mendeliana, un enfoque relativamente nuevo que permite examinar el efecto causal de una exposición sobre un problema de salud haciendo uso de la variación genética”, ha explicado la investigadora.

En concreto, Grau Pérez va a aplicar los citados métodos de aleatorización mendeliana a la exposición a metales y su efecto sobre la enfermedad renal. “El trabajo que he desarrollado hasta ahora se ha centrado principalmente en investigar cómo la exposición involuntaria a metales presentes en el medio ambiente, como el arsénico, cadmio, plomo, selenio o cinc, entre otros, se relacionan con enfermedades cardiometabólicas, como puede ser la diabetes, enfermedad cardiovascular o la enfermedad renal”, ha añadido.

Licenciada en Matemáticas por la Universidad de Valencia, María Grau Pérez es Bioestadistica y ha centrado su trabajo de investigación en la epidemiología ambiental. Tiene experiencia en estudios que evalúan el papel de la genética en la relación entre la exposición a metales y la salud. “Me servirá de base para desarrollar los métodos de aleatorización mendeliana”, ha añadido la investigadora, que ha trabajado en la Universidad Johns Hopkins y en la Universidad de Columbia (Estados Unidos).

El programa INPhINIT busca apoyar a jóvenes talentos científicos para fomentar la investigación de calidad en España. Un total de 57 investigadores son seleccionados cada año; la beca supone un contrato laboral de 3 años para realizar el doctorado en un centro de investigación. La iniciativa cuenta con el apoyo de la Comisión Europea a través del mecanismo de cofinanciación COFUND de las acciones Marie Sklodowska-Curie, que se enmarca en el programa Horizonte 2020.