La hemodiálisis con calcio en el líquido de 2,5mEq/l se plantea como una opción terapéutica adecuada y segura para controlar la hipertensión arterial en pacientes de hemodiálisis con un manejo complicado, según un estudio publicado en la revista de la Sociedad Española de Nefrología (SEN) en su número de este mes de agosto.

La hipertensión arterial es una patología muy prevalente en los pacientes en hemodiálisis, y su control es imprescindible por los riesgos cardiovasculares que implica. Los tratamientos con medicamentos, la dieta y el hecho de optimizar las pautas de hemodiálisis no son suficientes para que exista un alto porcentaje de pacientes hipertensos en los hospitales.

Esta es la razón que llevó a un equipo del Hospital Gregorio Marañón de Madrid a reducir el calcio en el líquido de diálisis para mejorar la hipertensión; para ello seleccionaron a todos los pacientes hipertensos de la su unidad de hemodiálisis, se aseguraron de su estado normovolemia con bioimpedancia espectroscópica y redujo después la concentración de calcio del líquido a 2,5mEq/l.

A estos pacientes se les realizó un seguimiento durante un año entero teniendo en cuenta los criterios de hipertensión arterial no volumen dependiente. Durante la investigación, se dieron cuenta de que la tensión arterial sistólica y diastólica se había reducido a los 6 y 12 meses de bajar la concentración de calcio de la diálisis. Esta disminución del calcio no iba acompañada de una mayor inestabilidad hemodinámica, pero sí se evidenció un aumento de los niveles plasmáticos de PTH sin relevancia significativa. Además, tampoco se detectaron efectos secundarios.