La hipercaliemia es un hallazgo bioquímico muy frecuente en personas con ERC avanzada.

La hipercaliemia es un hallazgo bioquímico muy frecuente en personas con enfermedad renal crónica (ERC) avanzada. Sin embargo, no está asociada a una mala evolución clínica de dicha patología. Así lo concluye un estudio de investigadores del Hospital Infanta Cristina de Badajos en el que se indaga sobre esta posible relación. Los resultados se han publicado en la revista Nefrología.

Tal y como explican los autores, las personas con ERC tienen un alto riesgo de desarrollar hipercaliemia. No obstante, existe controversia en torno a la relación entre la hipercaliemia y una mala evolución de la ERC avanzada. El trabajo buscaba determinar la incidencia y la prevalencia de dicha entidad en una cohorte de pacientes con ERC, así como factores relacionados y su relación con variables relacionadas con la mala evolución de la enfermedad renal:

  1. Mortalidad.
  2. Tasa de hospitalización.
  3. Progresión de la ERC.
  4. Necesidad de inicio de diálisis.

Resultados

El estudio incluyó 1079 personas con 65 años de media y un filtrado glomerular basal de 14,8 ± 4,5 ml/min/1,73 m2. El tiempo medio de seguimiento fue de 15 meses y se determinaron una mediana de 7 muestras por paciente. En principio, un 26% de los participantes tenía hipercaliemia. Un 68%, presentó la entidad en al menos una de las muestras, mientras que un 33% la presentó de forma crónica.

El sexo masculino, el bicarbonato sérico, el tratamiento diurético y la terapia con inhibidores del sistema renina-angiotensina fueron los mejores determinantes de hipercaliemia mediante regresión logística multivariable. Estos pacientes mostraron una progresión de la ERC significativamente más acelerada e inicio más frecuente de diálisis. Sin embargo, la tasa de hospitalización y la mortalidad fueron menores. Además, en el análisis multivariante, la hipercaliemia no se asoció de forma independiente con ninguna de las variables de evolución investigadas.