Según informa la Consejería de Salud, el trabajo se centra en el efecto de los diuréticos amiloride, hidrocloraticida y espironolactona en la citada patología renal, sobre la que el equipo ya había trabajado con anterioridad. En concreto, el servicio había conseguido reducir la proteinuria y un enlentecimiento en la progresión de la enfermedad renal crónica (ERC) con espironolactona.

Los investigadores suministraron los 3 fármacos individualmente a 21 pacientes elegidos de forma aleatoria durante 4 semanas, con un periodo de descanso intercalado de otras 4 semanas. Tras completar cada fase de tratamiento, se sometió a los enfermos a controles rutinarios de la función renal, peso, presión arterial y proteinuria.

La tolerabilidad de los fármacos durante el periodo de estudio fue aceptable y sin grandes efectos secundarios. En el caso de la espironolactona, la reducción de proteinuria fue del 34%; con la hidrocloraticida, se redujo en más de un 40%; la combinación de esta con amiloride superó el 50%. Se descubrió asimismo que la disminución de la proteinuria guarda una relación directa con un mejor control de la presión arterial.

El estudio, liderado por el nefrólogo Enrique Morales, ha recibido el Premio Íñigo Álvarez de Toledo en el área de la investigación clínica. Según el investigador, este galardón supone un reconocimiento al trabajo desarrollado por el servicio de Nefrología del 12 de Octubre en colaboración con el Instituto de Investigación i+12, el Hospital Clínico San Carlos y la Universidad Complutense de Madrid.