Tal como publica la revista Lupus, el equipo científico, dirigido por Zhihong Liu, analizó a 5 pacientes -4 mujeres y 1 hombre-  con diagnóstico de LN resistente confirmado por biopsia, con edades comprendidas entre los 21 y los 43 años. Todos ellos recibieron bortezomib inyectado en 4 ciclos, consistentes en 4 dosis, con 4 días de diferencia entre ellas, a lo largo de un periodo de 21 días.

Así mismo, se suministró metilprednisolona de las marcas Depo-Medrol® y Solu-Medrol® a todos los pacientes durante 3 días, después de los cuales fueron instruidos para consumir prednisona oral durante 4 semanas más. A lo largo del proceso, los investigadores evaluaron la función renal de los voluntarios, así como sus parámetros inmunológicos y los niveles de albúmina y creatina en sangre.

Después de entre 2 y 4 ciclos de bortezomib inyectado, 4 de los 5 pacientes alcanzaron una remisión parcial de la enfermedad, medida por la disminución en las puntuaciones de actividad del lupus eritematoso sistémico (LES). Los niveles de albúmina en sangre aumentaron mientras se reducía la proteinuria, así como la creatina en los 3 pacientes que, desde el inicio del tratamiento habían presentado niveles más altos.

Entre 6 y 24 meses después, 3 sujetos lograron la remisión completa, otro más permaneció con remisión parcial y el quinto tuvo que ser intervenido para recibir terapia de reemplazo renal. A lo largo de todo el estudio los investigadores pudieron comprobar que no se producían efectos secundarios significativos. Sí reportaron, por ejemplo, trombocitopenia transitoria, acroestesia leve y síntomas gastrointestinales.

Los autores admiten que se trata simplemente de un “estudio piloto”, ya que contaba con una muestra muy reducida y sin grupo de control; sin embrago, y puesto que “el tratamiento de la LN sigue siendo un reto para los médicos”, este estudio puede abrir las puestas a “nuevas investigaciones que representen una alternativa terapéutica para estos enfermos”.