La diálisis peritoneal reúne desde hoy hasta el próximo sábado a más de 300 nefrólogos, investigadores y enfermeros especializados en Nefrología en Santiago de Compostela (Galicia), en el marco de la X Reunión Nacional de Diálisis Peritoneal, que organizan la Sociedad Española de Nefrología (SEN) y la Sociedad Española de Enfermería Nefrológica (SEDEN).

Según ha informado la sociedad de nefrólogos, durante la reunión se presentarán los últimos avances sobre diálisis peritoneal, una de las principales formas de tratamiento renal sustitutivo de las que disponen los pacientes con enfermedad renal crónica, junto con la hemodiálisis y el trasplante renal. También se abordarán los problemas de las enfermedades renales y se buscarán formas de mejorar la asistencia de estos enfermos.

El objetivo último del encuentro es conseguir una mayor sensibilización social en torno a la enfermedad renal crónica y la utilización de la diálisis peritoneal como tratamiento eficaz y con importantes beneficios para el paciente. Para lograr este fin, se ha preparado un programa que incluye mesas redondas, conferencias, ponencias magistrales y comunicaciones de proyectos y trabajos científicos.

Rafael Alonso Valente y María Susana Velo Facal, del Servicio de Nefrología del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela, presiden el comité organizador de la X Reunión Nacional de Diálisis Peritoneal, en la que van a participar “los mayores expertos en Nefrología de España”, así como destacados ponentes de Portugal, Suecia, Francia, Bélgica y Estados Unidos.

Más independencia

De acuerdo con la SEN, la diálisis peritoneal es un “tratamiento diseñado para mejorar la independencia y calidad de vida del paciente renal”, que puede seguir la terapia desde su propio domicilio. “Además, diferentes estudios indican que el uso de esta técnica como tratamiento de inicio de la enfermedad tiene un impacto positivo en los resultados clínicos, preserva mejor la función renal residual, y mejora el coste-eficiencia del tratamiento renal sustitutivo”, añade la sociedad, que recuerda que en España padecen enfermedad renal crónica unos 7 millones de personas, de las que unas 57.000 están en tratamiento renal sustitutivo.

En total, unos 6.000 españoles pasan cada año a necesitar alguna de las opciones terapéuticas disponibles, una vez falla su función renal. Más de la mitad de los afectados (52,4%) disfruta de un trasplante renal funcionante, mientras que el resto necesita otro tipo de terapia. Se estima que el tratamiento renal sustitutivo consume el 3% del gasto sanitario del sistema público de salud en España y el 4% del presupuesto dedicado a atención especializada.

En los últimos años, la prevalencia de la enfermedad renal crónica no ha dejado de aumentar, pasando de un 10% al 15,1% el porcentaje de afectados en poco más de 6 años. Entre los factores que explican este incremento se encuentra el envejecimiento de la población, junto con factores de riesgo como la enfermedad cardiovascular, la hipertensión arterial, la diabetes o la obesidad.