La exploración mediante ecografía mejora la elección a la hora de ubicar el acceso vascular para hemodiálisis, según un estudio llevado a cabo por la Unidad de Angiología y Cirugía Vascular del Hospital Parc de Salut Mar, de Barcelona. Según la investigación, una ubicación más precisa del acceso permitiría una mayor permeabilidad vascular y reduciría el número de intervenciones complementarias en comparación con los métodos tradicionales, basados en la exploración física por parte del cirujano.

El estudio, presentado en el 64.º Congreso de la Sociedad Española de Angiología y Cirugía Vascular (SEACV), se basó en la comparación entre los 92 accesos vasculares de una cohorte prospectiva, cuya valoración de la configuración arterial y venosa de ambas extremidades superiores se realizó mediante ecografía, y los 82 accesos vasculares de una cohorte histórica, indicados, exclusivamente, mediante valoración clínica.

Según demuestran los datos y recoge la SEACV en una nota de prensa, la permeabilidad primaria a un año fue del 59,5% en el grupo de exploración física y del 71,9% en los accesos vasculares ubicados mediante ecografía. A los 2 años, los porcentajes eran del 53,1 % frente al 57,8% respectivamente. La permeabilidad asistida resultó del 63,2% en la valoración clínica a un año (58,1% a los 2 años) y del 80,7% en la asistida por ecografía (70,2%).

A los 6 meses de la primera intervención, el 26,7% de los pacientes cuyo acceso vascular se definió por exploración clínica y el 7,6% cuya ubicación se definió por ecografía, requirieron un nuevo acceso vascular. Según indica el texto, para conseguir un acceso vascular útil debieron realizarse una media de 1,39 intervenciones en el grupo de valoración física y 1,08 en los pacientes cuyo acceso vascular se ubicó mediante ecografía.