Tal y como recoge la agencia EFE, especialistas de varios campos debatieron sobre el potencial de la inteligencia artificial en el ámbito de la salud, como es el caso de tratamientos renales sustitutivos como la diálisis.

En ese sentido, el jefe del grupo de investigación de Inteligencia Artificial y Aprendizaje Automático de la Universidad Pompeu Fabra, Anders Jonsson, aseguró que la capacidad de toma de decisiones por parte de las máquinas será de “gran ayuda” en otros aspectos relacionados con la medicina, como:

  1. La sepsis.
  2. La segmentación y clasificación de las imágenes diagnósticas.
  3. Los ensayos de terapias contra el cáncer.
  4. El estímulo preventivo para la epilepsia.

En opinión del experto, los “algoritmos de aprendizaje automático” no podrán sustituir a los médicos, pero sí que les facilitarán algunas tareas. “No es cuestión de plantearse si las máquinas acabarán sustituyendo a los radiólogos porque no será así, sino que hay que plantearse cómo se hará para que los médicos y la inteligencia artificial colaboren eficazmente en muchos ámbitos”, añadió Alfredo Vellido, del Departamento de Ciencias de la Computación de la Universidad Politécnica de Cataluña.