Las pacientes con psoriasis tienen más riesgos de padecer accidentes cardiovasculares, cardiopatías, hipertensión o diabetes que los que no la padecen; además, tienen un riesgo alto de sufrir ansiedad y depresión. La incidencia de infarto de miocardio en los pacientes con psoriasis es mayor que en la población general, y se ha demostrado que el riesgo es más elevado en los pacientes jóvenes con psoriasis severa.

“La psoriasis moderada a severa se ha visto relacionada con el aumento de infartos de miocardio y otros eventos cardiovasculares por calcificación de las coronarias. Además, se ha encontrado que los pacientes con psoriasis tienen mayor incidencia de presentar hígado graso y enfermedad renal. José Manuel Carrascosa. Dermatólogo del hospital Germans Trias i Pujol de Barcelona.

Un estudio realizado en 78.061 mujeres, 1.813 de ellas con psoriasis desde hacía 14 años, reveló que la enfermedad estaba asociada al riesgo de sufrir diabetes o hipertensión arterial. En otra investigación se ha detectado la existencia de mayores riesgos de arritmias en personas con psoriasis que la población sin ella.

Hígado graso y enfermedad renal

El hígado graso es la principal causa de enfermedad hepática en occidente. Cuando se da en pacientes que no son alcohólicos, hay un 59,2% de posibilidades de que esa persona tenga también psoriasis, frente a un 20% de pacientes sin ella.

Según Antonio Olveira, especialista en Hepatología del Hospital La Paz de Madrid, los dermatólogos deben jugar un papel muy importante a la hora de identificar la enfermedad hepática por hígado graso en el diagnóstico. Deben, además, derivar al hepatólogo cuando consideren que hay indicios más graves. También se ha detectado una alta incidencia de enfermedad renal (un 90%) en pacientes con psoriasis severa.