El hecho de que la retirada de la diálisis va precedida de niveles más altos de morbilidad es una de las conclusiones de un estudio de investigadores de la Minneapolis Medical Research Foundation (Estados Unidos). Los resultados se han publicado en la American Journal of Kidney Diseases, revista oficial de la National Kidney Foundation.

Según explican los autores, no se sabe mucho sobre las diferencias en el curso clínico entre los pacientes que reciben diálisis de mantenimiento a los que se retira la diálisis y aquellos a los que no se le retira el tratamiento. El trabajo analiza la tasa de eventos médicos, las hospitalizaciones, las estancias en centros de enfermería especializada y la morbilidad.

El estudio incluyó a 18.367 pacientes sometidos a retirada de diálisis y 220.443 a los que no se les retiró. La retirada de la diálisis fue más probable en mujeres, pacientes de raza blanca y personas mayores. El grupo de pacientes a los que se retiró el tratamiento renal sustitutivo tenía también mayor carga de comorbilidad.

Los resultados mostraron también una tendencia de las tasas de eventos médicos y de las puntuaciones de morbilidad a aumentar en los meses previos a la retirada de la diálisis. Los datos están condicionados por el hecho de incluir solo a pacientes incluidos en el sistema Medicare estadounidense. Además, los pacientes a los que se le retiró la diálisis menos de un año después de comenzar la terapia no fueron incluidos en el estudio.