Según recoge Nephrology News & Issues, la sobrecarga hídrica continuada puede tener diversas consecuencias, entre las que están hinchazón, malestar, hipertensión y problemas cardiacos. Se trata de una importante causa de preocupación para los pacientes con fallo renal en hemodiálisis; sin embargo, pocos estudios han examinado su relación con la muerte prematura.

El equipo de Zoccali analizó más de 200.000 mediciones del estado hídrico de 39.566 pacientes en hemodiálisis de 26 países de Europa, África, Oriente Medio y Latinoamérica. Encontraron que la sobrecarga acumulada de líquidos durante un año predecía un mayor riesgo de muerte que la medición individual al inicio del tratamiento de diálisis.

De acuerdo con la investigadora, este es el primer estudio que proporciona información sobre el riesgo de la sobrecarga persistente de líquidos en pacientes en diálisis. Junto a la italiana, participan en el estudio especialistas de Alemania, Francia y Hungría.