Así lo ha demostrado un grupo de investigadores de la Adesh Institute of Medical Sciences and Research, de India, que ha publicado los resultados de su estudio en la revista International Journal of Applied & Basic Medical Research. El grupo de investigación, liderado por Kapil Gupta, analizó a 108 hombres, de los que 78 tenían un diagnóstico de litiasis urinaria y 30 estaban sanos (grupo control).

El aquellos casos con litiasis urinaria, se observaron mayores niveles medios de testosterona y dihidrotestosterona sérica total (5,52 ng/dl y 419 pg/ml, respectivamente), en comparación con los controles (4,36 ng/dl y 300,1 pg/ml, respectivamente). Los niveles de testosterona libre y estradiol séricos también eran superiores en el grupo que tenía cálculos en el aparato urinario.

Los investigadores explican que “los niveles elevados de testosterona y de dihidrotestosterona séricos podrían estar involucrados con una mayor incidencia de la formación de cálculos. Por otra parte, niveles más altos de estradiol no parecen ser un factor protector en los hombres que tienen urolitiasis y niveles de testosterona séricos más altos”.

Estos resultados son especialmente importantes para el sexo masculino, pues la urolitiasis se producen con una frecuencia 3 veces superior en hombres que en mujeres, posiblemente, y tal y como han demostrado los investigadores indios, por una mayor proporción de testosterona en sangre. Los estrógenos, sin embargo, podrían proteger contra la formación de cálculos renales, según se refleja en el estudio.