Las técnicas ecoguiadas que permiten al nefrólogo colocar los catéteres para diálisis y realizar biopsias renales percutáneas de manera autónoma evitan complicaciones, según la Sociedad Española de Nefrología (SEN), que acaba de impartir un curso en el Centro de Simulación Médica Avanzada de Granada (CMAT) de IAVANTE sobre estas técnicas ecoguiadas.

Tal y como explica la sociedad en un comunicado, de acuerdo con la evidencia científica disponible los pacientes que inician tratamiento renal sustitutivo de forma no programada, mediante catéter transitorio, presentan un mayor número de ingresos, mayor consumo de recursos y mayor morbilidad, con impacto negativo sobre supervivencia.

El manejo de dichas técnicas ecoguiadas minimiza las complicaciones asociadas a la punción vascular a ciegas, la colocación, el recambio o la retirada de catéteres permanentes para hemodiálisis en lugares transitorios. “Conseguir un acceso vascular definitivo es indispensable para realizar hemodiálisis”, apunta Mercedes Salgueira, una de las profesoras del curso.

“Aunque lo deseable es la creación quirúrgica de una fístula arteriovenosa (FAVi) -añade- cuanto esto no es posible, por las características del paciente, el uso de catéteres permanentes tunelizados como acceso vascular definitivo es una alternativa terapéutica eficaz que disminuye la tasa de infecciones, de hospitalización y la mortalidad asociada a la colocación de un catéter transitorio”.

Para reducir el uso de los catéteres transitorios, los hospitales universitarios Virgen Macarena y Virgen del Rocío de Sevilla pusieron en marcha de manera conjunta un programa de Nefrología intervencionista que garantizara la autonomía de la unidad de gestión clínica para gestionar la implantación de catéteres tunelizados y catéteres permanentes mediante el uso de técnicas ecoguiadas.