El trabajo, que fue presentado en el último Congreso Nacional de la Sociedad Española de Nefrología (SEN), tenía como objetivo evaluar el impacto de la hemodiálisis con un líquido de diálisis con citrato en el metabolismo del calcio, la inflamación, coagulación y estabilidad hemodinámica en comparación con el tratamiento renal sustitutivo con un líquido de diálisis con acetato.

Con este fin, el grupo diseñó un estudio prospectivo, multicéntrico, aleatorizado y cruzado de 32 semanas de duración. Se incluyeron adultos que habían sido tratados con hemodiálisis mediante fístula arteriovenosa un mínimo de 3 meses. Se excluyeron pacientes con alergia o intolerancia al citrato, enfermedades inflamatorias intercurrentes, catéteres centrales provisionales o permanentes o un deterioro cognitivo importante.

Se recogieron datos epidemiológicos, de diálisis, y bioquímicos, así como los scores de coagulación del dializador y cámaras por inspección. De los 53 pacientes incluidos con 64 años de media, concluyeron el estudio 32. Después de 16 semanas de tratamiento, se encontraron diferencias estadísticamente significativas entre los tratados con citrato y con acetato en los valores prediálisis de calcio, fósforo, magnesio y hormona paratiroidea y los valores posdiálisis de calcio, magnesio y hormona paratiroidea.

Los scores de coagulación, tanto de las cámaras como del dializador, así como el número de episodios de hipotensión arterial registrados durante las sesiones fueron inferiores con el líquido de diálisis con citrato. No se encontraron diferencias en los parámetros inflamatorios medidos con proteína C reactiva e IL-6.