La SEN ha explicado la importancia que tiene la diabetes como principal causa de la enfermedad renal crónica (ERC) en España, pues hasta un 24% de los pacientes diabéticos inician un tratamiento renal sustitutivo (diálisis, hemodiálisis o trasplante) como consecuencia de esta patología. Los expertos han recalcado que la diabetes es la primera causa de la ERC en sus estadios más avanzados, por encima de otras causas como las vasculares o las enfermedades genéticas.

Además, la SEN ha recalcado que “el objetivo último debe ser la detección y manejo precoz de la diabetes y la enfermedad renal diabética. Es importante concienciar sobre ello a la sociedad en general y a los profesionales en particular para así reducir las complicaciones en este tipo de pacientes”.

Los participantes del taller han insistido en la necesidad de reducir los efectos adversos y complicaciones renales en los pacientes diabéticos y abordar el tratamiento teniendo en cuenta también el alto coste del tratamiento, pues puede llegar a suponer casi el doble (un 86% más) respecto a los pacientes con diabetes mellitus tipo 2 (la más común) que tienen complicaciones renales o cardiovasculares.

Entre los distintos tratamientos disponibles, los ponentes han destacado el uso de los inhibidores del transportador renal sodio-glucosa (ISLGT2) por sus efectos en el control glucémico, la reducción de las tasas de mortalidad renal y cardiovascular y la reducción de la progresión de enfermedad renal en pacientes con diabetes tipo 2. Asimismo, han expuesto los beneficios de los fármacos agonistas del receptor del GLP-1, que permiten una reducción de la albuminuria en pacientes con una función renal muy reducida.