La nueva Unidad de Hemodiálisis del Centro de Especialidades Inocencio Jiménez de Zaragoza ha abierto sus puertas para atender hasta a un centenar de pacientes a la semana en turnos de mañana y tarde. Las instalaciones, que ocupan más de 800 metros cuadrados, están dotadas con tecnología de última generación gracias a una inversión de 4,5 millones de euros, según ha informado el Gobierno de Aragón.

La citada unidad de hemodiálisis cuenta con 24 puestos de diálisis ampliables hasta 26, además de un puesto para pacientes que precisen aislamiento. Las instalaciones cuentan asimismo con una planta de doble osmosis inversa, que proporciona el agua ultrapura que hace falta para llevar a cabo técnicas como la hemodiafiltración en línea. También disponen de 30 monitores, 4 de los cuales permiten realizar diálisis sin acetato y con perfiles de potasio, que se indica para pacientes con arritmia durante la terapia.

“Estas nuevas instalaciones incrementan notablemente la seguridad y el confort a los pacientes”, señaló el consejero de Sanidad, Sebastián Celaya, durante una visita a la unidad de hemodiálisis.

“Sin duda estamos ante una de las mejores unidades de diálisis de España, tanto por su diseño como por su tecnología y por ello tiene la aspiración de que en un futuro pueda convertirse en un centro de enseñanza de hemodiálisis para otros centros”, ha destacado, por su parte, Rafael Álvarez Lipe, jefe del Servicio de Nefrología del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza, con el que la unidad de hemodiálisis tiene conexión en tiempo real gracias al sistema informático Nefrolink.

En su primer año de existencia, la mencionada unidad de hemodiálisis va a funcionar 3 días a la semana, durante los que dará servicio a 48 pacientes por semana; el segundo año, la unidad funcionará a pleno rendimiento, de manera que podrá tratar a alrededor de 100 pacientes a la semana, frente a los 76 que en la actualidad puede atender el centro zaragozano. En ese momento, quedarán 8 puestos para realizar diálisis a pacientes más graves; también habrá un turno de noche para pacientes con problemas de horarios.