En este contexto, algunos investigadores ya están realizando estudios que demuestran la efectividad de una política continuada de acceso vascular autógeno (PCAVA) en pacientes incidentes en hemodiálisis. El Hospital del Mar y la Universidad Autónoma de Madrid se han sumado a la necesidad de conocer el estado y efectividad de este procedimiento en los pacientes afectados mediante la realización de una investigación.

Para el estudio retrospectivo, observacional, seleccionaron a 130 pacientes con hemodiálisis y con una edad media de 62 años, de los que el 52% tenían un catéter como acceso vascular inicial y a los que se les aplicó una PCAVA . El estudio, que se publica en Elsevier, se realizó entre los años 2006 y 2009.

En 118 (8%) pacientes, el primer acceso útil fue autógeno y en 12 (3%) protésico. En 41 (5%) pacientes fue preciso realizar más de un procedimiento para alcanzar un primer acceso útil. La probabilidad de dializarse fue del 63,1 y 43,2% a 1 y 5 años, respectivamente. Durante el periodo de seguimiento, de aproximadamente 28 meses de media, 75 pacientes precisaron reparaciones o nuevos accesos, entendiendo la efectividad de la PCAVA al 86,5% y al 68,8% a 1 y 5 años.

La efectividad de la PCAVA disminuyó en los casos en los que el paciente requería catéter inicial, en los que hubo mayor filtrado glomerular inicial, o tenían antecedentes de accesos fallidos previos al primer acceso útil. Las conclusiones que la efectividad de una PCAVA es elevada a largo plazo. No obstante, el porcentaje de pacientes que necesitan varios procedimientos para alcanzar un primer acceso útil y la necesidad de reintervenciones pone de manifiesto la necesidad de optimizar la evaluación preoperatoria y el seguimiento posterior.