Según ha informado la agencia EFE, la nueva unidad de hemodiálisis de Zaragoza permitirá ampliar la capacidad del sistema público aragonés para realizar tratamientos renales sustitutivos con medios propios gracias al incremento de puestos. Asimismo, mejorará el acceso y el confort de los pacientes.

La nueva unidad se pondrá en marcha en 2018 y se implantará de forma progresiva hasta el 2024. Contará con 838 metros cuadrados y 24 puestos de hemodiálisis. Cuando funcione a pleno rendimiento, tendrá capacidad para tratar a 128 pacientes a la semana, frente a los 76 que pasan ahora mismo por las instalaciones del Hospital Clínico.

El Consejo de Gobierno ha aprobado esta semana el gasto plurianual de 4,5 millones de euros para afrontar el suministro del material necesario para la nueva unidad de hemodiálisis. De esta forma, la Gerencia del Sector Zaragoza III tiene autorización para contraer un gasto anticipado y plurianual por ese importe, distribuido en 7 anualidades desde 2018 a 2024.

Por otro lado, se ha autorizado al Servicio Aragonés de Salud a adquirir nuevos sistemas de monitorización y de información para la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital Royo Villanova, que permitirán recoger los datos fisiológicos del paciente de manera automática. El importe de licitación es de 440.000 euros, distribuidos en 2 anualidades.