El polen es uno de los desencadenantes del asma.

La alergia es un factor desencadenante del asma, tanto en adultos como en menores. Así lo asegura Pfizer, que recuerda que, a menudo, la enfermedad respiratoria aparece como respuesta a alérgenos. Por ejemplo, los ácaros del polvo, el polen, ciertos alimentos o los epitelios de animales. Evitarlos es una de las formas de combatir los ataques asmáticos.

En un comunicado, la compañía farmacéutica recuerda que el asma es una enfermedad respiratoria que afecta a alrededor de 235 millones de personas en el mundo. En concreto, en España afecta al 5% de la población adulta y el 10% de la población infantil. Es una entidad independiente de la alergia, aunque esta es un desencadenante del asma.

Recomendaciones

De acuerdo con Manuel Rial, especialista del Servicio de Alergia del Hospital Universitario A Coruña, “lo más eficaz es evitar o reducir en lo posible la exposición a alérgenos”. En ese sentido, recomienda:

  1. Mantener las ventanas cerradas por la noche.
  2. Usar aire acondicionado con filtros.
  3. En coche, evitar abrir las ventanillas y usar también filtros para el aire acondicionado.
  4. Evitar las actividades al aire libre entre las 5 y las 10 de la mañana y las 7 y 10 de la tarde.
  5. Evitar salir en días de viento.
  6. Salir con gafas de sol y mascarilla facial, sobre todo en caso de permanecer en la calle durante un periodo largo.
  7. Evitar espacios con césped.
  8. Intentar ir de vacaciones a lugares con menor concentración de polen, como las playas.
  9. Evitar usar prendas secadas al aire libre y cambiarse de ropa si se ha estado expuesto a polen.
  10. Tomar la medicación apropiada.

“Estas recomendaciones pueden ser de gran ayuda para todos aquellos pacientes con asma que se exponen a altos niveles polínicos, lo que les ayudará a sobrellevar mejor esta enfermedad”, señala el experto, que recuerda que “una persona con asma siempre debe buscar la valoración de un alergólogo”. Sobre todo, en el caso de que el paciente relacione sus síntomas con agún desencadenante alergénico, como pueden ser ácaros, polen, etc.

La alergia puede aparecer en cualquier edad, aunque es más común en menores. De acuerdo con los datos de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC), las enfermedades alérgicas por polen afectan a más de 8 millones de personas en España. De ellas, 7 millones son alérgicas a gramíneas. Olivo, arizónica, plátano de sombra, salsola y parietaria son el resto de pólenes más alérgenos.