La herramienta, presentada en Cádiz por los consejeros Aquilino Alonso y José Sánchez Maldonado, tiene como objetivo prevenir, detectar y actuar ante la aparición de esta enfermedad, especialmente en las 800 empresas andaluzas que trabajan con aglomerado de cuarzo. En esta industria, la arena de sílice está presente entre en un 70 y un 90%, “de ahí la necesidad de aplicar medidas de prevención de riesgos laborales”, justifican en una nota de prensa.

Según datos ofrecidos por las consejerías, el 50% de los afectados tiene entre 35 y 44 años de edad, y el 67% acumula menos de una década de trabajo en el sector. El 74,6% de los casos de silicosis se han registrado en empresas cuya actividad principal es el corte, tallado y acabado de piedra, y el 35,7% de los pacientes se encuentran el Cádiz, donde se declaró el primer brote en 2009. Según los Sistemas de Vigilancia de la Salud, este perfil no corresponde al paciente clásico de la patología.

En este contexto, el Programa Integral de Silicosis de Andalucía se desarrollará en 7 líneas de actuación, 9 objetivos específicos y 19 acciones concretas. Entre ellas se cuentan actividades de información y sensibilización que incluirán material divulgativo sobre buenas prácticas profesionales, así como la celebración de jornadas y campañas en los medios de comunicación.

Así mismo, está previsto el desarrollo de proyectos de investigación y cursos formativos a empresarios, trabajadores y especialistas en Medicina del Trabajo, Medicina Familiar, Medicina Preventiva, Radiodiagnóstico y Neumología. El programa establecerá también un sistema de alerta ante sospechas de silicosis.

Se trata de un “un sistema más sensible que el general establecido por la Seguridad Social, que fija el límite en 2 o más trabajadores que hayan presentado baja laboral con la misma enfermedad profesional”, especifican los responsables. “La fórmula para luchar contra la siniestralidad laboral y las enfermedades profesionales es la colaboración, el compromiso y el consenso de todos los que tienen algo que decir para mejorar la seguridad y salud laboral”, concluye Maldonado.