Distintos equipos de investigación intentaron emplear un análisis de conglomerados para localizar subtipos de la enfermedad, es decir, usan algoritmos para poder agrupar casos en grupos más homogéneos en función de ciertos parámetros clínicos. Según la agencia de noticias, la reproducibilidad de la clasificación ha sido mínima, razón por la que se cuestiona si clasificar a enfermos EPOC puede aplicarse al manejo de la enfermedad.

Para establecer si los subtipos de EPOC identificados por algoritmos clustering podían reproducirse en poblaciones diferentes de pacientes, se analizaron más de 17.000 pacientes con EPOC siguiendo el mismo algoritmo y las mismas características para los distintos tipos de cohorte. Ahí se dieron cuenta de que clasificar a enfermos EPOC en subgrupos no tenía suficiente validez, ya que la reproductibilidad era baja.

Sin embargo, eran más consistentes las manifestaciones individuales, por ejemplo, la comorbilidad cardiovascular o la afectación de la función pulmonar. Para la coordinadora del estudio, Judith García-Aymerich, estas manifestaciones correspondían a un espectro continuo de severidad, y podían darse a la vez en el mismo paciente.

"Esto quiere decir que la heterogeneidad fenotípica de la EPOC se explica mejor si se toman en cuenta las manifestaciones individuales que si intentamos clasificar a los pacientes en grupos bien definidos", añadió García-Aymerich.

La coordinadora del estudio explicó que estos resultados ponían en duda que aquellos estudios individuales que se encargaban de clasificar a enfermos EPOC por subgrupos definidos pudieran interpretarse de modo inmediato en cuanto a causas y tratamientos para cada uno de los subgrupos.