La termoplastia bronquial, señala EurekAlert, es una terapia aprobada por la FDA (Food and Drugs Administration) en 2010, que consiste en un dispositivo que emplea series de 3 tratamientos de radiofrecuencias para abrir las vías aéreas en adultos con asma severa y persistente, cuyos síntomas no pueden controlarse con corticoesteroides.

Hasta el momento, apunta el estudio, se han beneficiado de este tratamiento 6.800 pacientes de 33 países. Este procedimiento y sus efectos fueron analizados en cientos de pacientes de más de una decena de centros de investigación, añade.

Además de reducir las visitas a urgencias, la termoplastia bronquial permitió mejorar, a largo plazo, el control del asma por parte de los pacientes, según explica el autor principal del estudio, Geoffrey Chupp, del Yale School of Medicine. En su opinión, estos resultados muestran la eficacia de este tratamiento, por lo que debería administrarse a aquellos pacientes en los que han fallado otras terapias.

Los investigadores reclutaron a 284 pacientes de 27 centros de Estados Unidos y Canadá. 279 de ellos fueron tratados con una sesión de termoplastia bronquial y 271 recibieron las 3 sesiones. 12 meses antes de recibir la primera sesión, el 78% de los participantes sufrieron al menos una exacerbación de su enfermedad; el 16% fue hospitalizado y el 29% visitó las urgencias.

Durante el primer año de seguimiento, el 50,6% tuvo complicaciones; mientras que durante el segundo año esta cifra se redujo al 45,4%. Este procedimiento logró reducir las visitas a urgencias pasando del 18,3 al 13,5% en 2 años. Asimismo, también disminuyeron las hospitalizaciones del 14,4 al 12,7%.