Tal y como recoge el American College of Occupational and Environmental Medicine (Acoem), todas las investigaciones recopiladas emplearon la polisomnografía para diagnosticar la apnea del sueño. Tras revisar los datos de 16 estudios, los investigadores encontraron que el 41% de los conductores comerciales sufría apnea del sueño. Los conductores comerciales, explican los investigadores, tienen el doble de riesgo de sufrir apnea del sueño que la población no obesa.

Estos estudios apuntan, además, que cerca del 35% de los conductores comerciales tenía un riesgo leve de sufrir apnea del sueño, y el 12% un riesgo moderado o alto. La revisión de estas investigaciones pone de manifiesto que existe un mayor riesgo de apnea del sueño entre los trabajadores expuestos a disolventes, los trabajadores de ferrocarriles y los trabajadores por turnos.

El estudio de la Universidad de California reconoce que la apnea del sueño es una condición común, pero se sabe poco sobre los posibles factores ocupacionales asociados con ella. Los investigadores sugieren que los conductores comerciales pueden tener otros factores de riesgo como el estrés, altas tasas de obesidad y presión arterial alta, y horarios anormales de sueño y vigilia. Independientemente de los otros factores involucrados, la somnolencia diurna y otros síntomas de apnea del sueño pueden estar asociados con un mayor riesgo de accidentes.