“En los adultos que padecen asma, especialmente cuando la enfermedad es de comienzo reciente, es muy importante considerar que la causa del asma o su empeoramiento pueden deberse a la exposición a sustancias que se encuentran en el ambiente laboral”, explica Santiago Quirce jefe del Servicio de Alergología del Hospital Universitario La Paz de Madrid.

El asma ocupacional se relaciona con los agentes concretos que existen en el lugar de trabajo mientras que el asma exacerbada en el trabajo es preexistente y empeora como consecuencia de la exposición a estímulos que ocurren en el entorno laboral. Tal y como señalan los expertos, es importante diferenciar estos 2 tipos de asma debido a que es distinto el tratamiento y el pronóstico, así como las repercusiones médicolegales.

“Las profesiones que más las padecen son peluqueros, industria de la goma y plástico, panaderos, agricultores y ganaderos, e industria farmacéutica entre otros. Además del asma, otra de las manifestaciones más frecuentes es la dermatitis que afecta a profesionales de sectores como peluquería, manipulación de alimentos, industria química, manufactura de plásticos y limpieza”, afirma el experto.

La aplicación de técnicas moleculares para analizar el asma ocupacional y otras enfermedades respiratorias alérgicas ha aumentado en España, según destaca la Seaic. Ello ha permitido identificar nuevos biomarcadores de presencia, susceptibilidad y respuesta diferencial al tratamiento y evitación del alérgeno. “Estos avances también afectan a las alergias respiratorias laborales, y las nuevas herramientas y conocimientos sentarán las bases de la medicina personalizada o de precisión en esta patología”, concluye Quirce.