Según han explicado en una nota, el llamado proyecto #CAT14x8.000 comenzó el pasado 9 de abril y seguirá los pasos de los primeros escaladores que pusieron los pies en la cumbre del Everest, Tenzing Norgay y Sir Edmund Hillary, el 29 de mayo de 1953. La ruta establece el campo base (CB) a unos 5.350 metros de altura, después de 8 días de aproximación.

Normalmente, se llega a la cima en 4 campos de altura, pero la expedición de Latorre descartará el campo 1, de manera que el grupo subirá directamente al campo 2 (6.500 m), tras superar la famosa cascada del Khumbu; después continuará hasta el campo 3 (7.200 m), llegará al campo 4 (7.900 m) y desde allí atacará la arista sur del Everest, primero hasta el balcón (8.500 m) y más tarde hasta la cima sur (8.700 m).

Desde ese punto quedará superar el famoso Hillary Step, que da acceso a la arista final, para poner los pies en 8.848 metros, en la cumbre del Everest, el punto más alto del planeta. Está previsto que se llegue al CB en torno al 23 de abril. Tras un periodo de aclimatación, la idea es atacar la cumbre alrededor del día 20 de mayo. Si no surgen imprevistos, la llegada de vuelta a Barcelona está prevista para finales de mayo.

Estudio pionero

Durante la expedición se realizará el Sherpa-Everest 2017 Project, una investigación mediante la que se quiere estudiar el impacto de la hipoxia en alpinistas y sherpas. Impulsada por la Fundación Bancaria La Caixa, va a realizarla un equipo del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, el Instituto de Investigación de Sant Pau, el Hospital Germans Trias i Pujol y Summit Sport Data Lab, que acompaña a Latorre en la expedición.

El estudio analizará el impacto genético, fisiológico y biomédico de la falta de oxígeno en trekkers, alpinistas europeos y sherpas durante la aproximación y ascensión al Everest. Con este fin, se van a tomar muestras en las distintas etapas de la ascensión para ver cómo el cuerpo se aclimata a la altura y poder identificar así los mecanismos genéticos de adaptación a la hipoxia.

Posteriormente, se analizarán las muestras y se realizará una comparativa con las muestras de 50 pacientes con insuficiencias respiratorias, asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y falta de oxígeno de forma crónica, controlados por el Servicio de Neumología del Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Los resultados permitirán identificar las bases biológicas que determinan las adaptaciones a la altura y a la hipoxia en el ámbito fisiológico, genético y biomédico. El proyecto #CAT14x8.000 está impulsado por CaixaBank con el patrocinio de GAES, Baxi, Grifone y Sea to Summit y el apoyo de otros colaboradores.