hipertensión arterial pulmonar

La hipertensión arterial pulmonar se caracteriza por un aumento progresivo en la resistencia vascular pulmonar. Se debe a cambios en las arteriolas pulmonares, tales como vasoconstricción, reacción inflamatoria o formación de trombos. De hecho, la hipertensión arterial pulmonar se traduce en un aumento de la presión arterial en la circulación pulmonar. Según GSK, en España esta patología afecta a entre 15 y 20 adultos por millón de habitantes. Además, presenta una incidencia de 3 o 4 casos anuales por cada millón de personas.

Konéctate

GSK ha organizado el congreso “Konéctate” para tratar la hipertensión arterial pulmonar. La jornada ha contado con el experto Joan Albert Barberá, jefe del Servicio de Neumología del Hospital Clínico de Barcelona. En palabras del especialista, “todo este conjunto que englobamos dentro de la hipertensión arterial pulmonar constituye una enfermedad rara, poco prevalente, dentro de la cual podemos incluir 3 grupos de patologías”. En este sentido, son la hipertensión arterial pulmonar idiopática, hereditaria y asociada a otras enfermedades.

Asimismo, Barberá asegura que el perfil del paciente suele ser mujer de alrededor de los 45 años. “Personas todavía jóvenes, en las que se puede modificar la supervivencia si la enfermedad es detectada a tiempo, por lo que el diagnóstico juega un papel clave en este sentido”. No obstante, el diagnóstico puede tardar 2 años desde el inicio de los síntomas, lo cual puede condicionar la muerte de los pacientes en menos de 3 años si no se trata adecuadamente. De hecho, el doctor reconoce que un 70% de los pacientes presentan la enfermedad en estado grave en el momento del diagnóstico.

“A veces el diagnóstico es difícil de realizar porque los pacientes presentan una sintomatología que suele ser de fatiga al esfuerzo o sensación de mareos, que puede pasar desapercibida en una persona joven como indicativa de una enfermedad. Debemos estar alerta a estos síntomas. Cuando tengamos la sospecha clínica de la enfermedad es esencial efectuar un ecocardiograma, y derivar al paciente a centros para completar el diagnóstico”.

Tratamiento de la hipertensión arterial pulmonar

Las guías sobre el manejo y el tratamiento de la hipertensión arterial pulmonar se encuentran en fase de preparación. Las novedades, que se abordaron en el último congreso, se centraron en los cambios en el diagnóstico, clasificación, estratificación del riesgo y el algoritmo terapéutico. De hecho, el facultativo reconoce que las guías incorporarán varios de estos temas.

En la actualidad, no existe tratamiento curativo para la hipertensión arterial pulmonar, pero en los últimos años se han producido importantes avances que se están permitiendo ralentizar la progresión de la enfermedad y el deterioro clínico, así como aumentar la supervivencia. Ante esta situación existe la posibilidad de redefinir la hipertensión. De hecho, actualmente se define como un aumento de la presión arterial pulmonar mayor o igual a 25 mmHg en reposo.

Sin embargo, la nueva propuesta de definición de la hipertensión arterial pulmonar tiene como objetivo incluir pacientes con patología significativa que no han sido consideradas hasta ahora. De hecho, esta nueva propuesta de definición no implicaría cambios en la ficha técnica de fármacos, para lo cual se precisa de más información.