La prótesis, realizada en una aleación de titanio, tiene como finalidad dar la máxima estabilidad a la caja torácica del paciente de 70 años, al que se le reconstruyó el esternón y gran parte de los arcos costales. El jefe del Servicio de Cirugía Torácica del Hospital Regional, Ricardo Arrabal, ha explicado que optaron por la prótesis a medida debido a la gran superficie que debían reconstruir, y que las ventajas de esta opción (nunca realizada en este centro) eran "innegables" para el paciente.

Alguna de estas ventajas son que el tiempo de recuperación ha sido menor, ya que la reconstrucción es menos agresiva y la intervención más corta, además ofrece una mejor movilidad de la pared torácica y aporta mayor funcionalidad.
La implantación de prótesis en cirugía torácica está indicada en la resección de parte de la caja torácica por lesiones debidas a patología tumoral, aunque estas reconstrucciones con prótesis no son muy frecuentes.

Las prótesis no metálicas, como pueden ser las planchas de gorotex o las mallas de polipropileno, se utilizan con mayor frecuencia que las metálicas por su mejor adaptación. En el último año se han realizado 4 reconstrucciones de la pared torácica, 3 con prótesis no metálicas y una con prótesis metálica, la diseñada mediante impresión con tecnología en 3 dimensiones.