En el congreso se exploraron distintas opciones terapéuticas para la disnea como el empleo de dispositivos de control de la ansiedad a través de terapias psicológicas o la importancia de un seguimiento multidsiciplinar. “La otra cara de la disnea” fue el nombre del encuentro, según informa Philips en un comunicado.

Un estudio observacional llevado a cabo en el Hospital Clinic de Barcelona analizó el impacto de la disnea en los enfermos de EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica) para que los pacientes pudieran entender los problemas derivados que afectaban su calidad de vida: ansiedad, incapacidad o aislamiento.

Joan Escarrabill, director del Plan Director de Enfermedades del Aparato Respiratorio de la Generalitat de Catalunya y del Programa de Atención a la Cronicidad del Hospital Clínic explicó que los pacientes que padecían disnea sentían que el tratamiento farmacológico era insuficiente para tratar una patología tan compleja como esta.

“El trabajo realizado en el Hospital Clinic permite sacar la disnea del armario, contemplar los aspectos educativos, psicológicos y sociales que pueden ayudar al paciente a manejar las crisis”. De la misma forma, afirma este experto, “el trabajo de investigación cualitativa pone de relieve el papel del cuidador, ya que su implicación es esencial para que el paciente siga la terapia y mejorar los resultados”, comunicó el doctor.

El aspecto psicológico en la disnea

Los expertos consideran que el ahogo implica otros aspectos a tener en cuenta que van más allá de administrar broncodilatadores, como son los aspectos psíquicos y físicos del paciente. Escarrabill afirma que es necesario un soporte psicológico para adaptarse a la enfermedad y tratar de incorporar una actividad física paulatina que ayude con la disnea.

Comprender la disnea en profundidad exige cambios en la mentalidad del especialista y de todas las organizaciones relacionadas con la sanidad para mejorar la atención al paciente. El médico se encuentra con 3 dimensiones de abordaje en el tratamiento de la disnea que deben complementarse:

  1. Broncodilatadores.
  2. Actividad física.
  3. Apoyo psicológico.