La pulegona está presente en los cigarrillos electrónicos con sabores.

La pulegona, un posible carcinógeno, está presente en los vapeadores. Lo confirma un estudio de la Universidad de Duke (Estados Unidos) publicado este lunes en la revista JAMA Internal Medicine. En 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) prohibió la pulegona sintética como aditivo alimentario. Sin embargo, no se ha pronunciado de momento sobre su presencia en cigarrillos electrónicos.

Según recoge la agencia EFE, la pulegona puede causar cáncer de hígado, metaplasia pulmonar y otros neoplasmas en roedores que lo reciben de manera oral. “Está presente en extractos de aceite preparados de menta y variedades como menta poleo o hierbabuena”, añade Sairam Jabba, Departamento de Anestesiología en la Facultad de Medicina Duke.

Recientemente, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) han detectado importantes cantidades de pulegona en algunos cigarrillos electrónicos. En concreto, en aquellos que llevan sabor de mentol o menta. También está presente en los llamados productos de tabaco sin humo. Es decir, los vapeadores. Pese a ello, la FDA no ha dictado ninguna regulación al respecto.

Cantidades preocupantes

El estudio pretendía determinar si la presencia de pulegona en las marcas más vendidas de cigarrillos mentolados, 3 marcas de cigarrillos electrónicos con sabores de mentol y mental y en vapeadores era preocupante. Se consideró un usuario leve aquel que consumía al día 5 mililitros de vapor, media cajetilla de tabaco o 10 gramos de tabaco de mascar. El usuario moderado consumía el doble, mientras que el usuario intenso consumía 20 mililitros de vapor, 2 paquetes de tabaco o 30 gramos de tabaco de mascar.

De acuerdo con los investigadores, la pulegona está presente en los vapeadores y cigarrillos electrónicos en niveles preocupantes, en comparación con los niveles que la FDA relaciona con tumores en animales de laboratorio. Al contrario, los cigarrillos mentolados comunes tienen niveles de pulegona inferiores a los umbrales que la entidad citada considera preocupantes. “La industria del tabaco ha minimizado los niveles de pulegona en los sabores de sus cigarrillos debido a las preocupaciones sobre su toxicididad”, señala el estudio.

La pasada semana, el secretario de Salud estadounidense, Alex Azar, aseguró que la FDA está trabajando para prohibir los cigarrillos electrónicos con sabores. Por su parte, el Estado de Michigan se ha convertido en el primero que prohíbe la venta de cigarrillos electrónicos. Se han producido al menos 6 muertes relacionadas con el uso de estos dispositivos y cientos de complicaciones pulmonares.