La Red Global de Asma es el único grupo en el mundo que estudia esta patología de una manera sistemática. Creada en el año 2012 bajo el lema “Un mundo donde nadie sufra por el asma”, la red tiene como objetivo mejorar la atención del asma a nivel mundial y reducir el coste económico y social de esta enfermedad, especialmente, en los países de ingresos medios y bajos.

La Red Global de Asma promueve tratamientos adecuados y un mejor acceso a los mismos. Según indica la entidad, la ausencia de diagnóstico o un tratamiento inadecuado puede reducir en gran medida la calidad de vida de los pacientes, que, incluso podrían requerir ser tratados en servicios de urgencia. Las acciones de la red se recogen en su página web, de la que 350 centros de 134 países ya han expresado su interés por formar parte.

Investigación internacional

El Grupo de Investigación de Pediatría del Instituto Murciano de Investigación Biosanitaria (IMIB) es el centro de control de datos de España. Dicho grupo se asegura de recoger toda la información de los centros de habla española y portuguesa, mientras que la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres se encarga de obtener datos del resto de países.

Cada año se diagnostican en Murcia unos 6.000 casos nuevos de asma. Según recuerdan los expertos, los principales factores de riesgo son la exposición a alérgenos como los ácaros del polvo doméstico, la caspa de los animales de compañía, los pólenes, los hongos, la contaminación, el humo del tabaco y los irritantes químicos en el lugar de trabajo.

El IMIB ha concluido un estudio de la Red Global de Asma que investiga con niños de edades comprendidas entre los 5 y los 6 años y entre los 13 y los 14. En dicha investigación, se han examinado unos 3.000 escolares en cada uno de los grupos de edad. Los resultados preliminares señalan que un 5% de niños de ambas franjas de edad tuvo que acudir a urgencias, al menos una vez, por síntomas relacionados con el asma durante el año anterior.

El IMIB ha puesto en marcha otro proyecto llamado NELA (por sus siglas en inglés de Nutrition in Early Life and Asthma). El estudio se llevará a cabo en 500 niños de distintas edades con el objetivo de conocer el papel de la nutrición durante el embarazo y los primeros años de vida, así como el origen del asma y las alergias. El IMIB espera que los resultados de este trabajo puedan conocerse en el año 2019.