Aunque el número de casos de tuberculosis se haya reducido en España, no es razón suficiente para bajar la guardia, ya que permanece latente en una tercera parte de la población mundial, advirtió la SEPAR (Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica).

El doctor Francisco Javier García, coordinador del Área de Tuberculosis y Enfermedades de la sociedad, afirmó que en España hay casi 7,6 enfermos por cada 100.000 habitantes de media, lo que supone una tasa de incidencia más elevada al resto de países europeos.

 "Sin el tratamiento adecuado, la tuberculosis presenta una tasa de mortalidad relevante, motivo por el que resulta clave el diagnóstico precoz, junto con el tratamiento adecuado para ayudar a cortar su transmisión", aseguró García.

1.042 personas fallecieron a causa de la tuberculosis en todo el mundo, razón por la que se está reivindicando una Estrategia Nacional de Prevención y Control de la Tuberculosis que reduzca esta incidencia al mínimo. Si en España se diagnosticó a 4.604 pacientes, 3.510 tenían tuberculosis respiratoria; 52, meningitis tuberculosa; y 1.042 otros tipos.

Las zonas de más incidencia de tuberculosis en España son Ceuta con 20,1 pacientes por cada 100.000 habitantes; Melilla con 18,9; y Galicia con 16. Extremadura, Castilla-La Mancha y Canarias presentan las tasas de afección más bajas. En cuanto al número de afectados se refiere, Cataluña, Andalucía y Madrid son las comunidades con más enfermos.