La vareniclina, un fármaco utilizado para dejar de fumar, podría aumentar las probabilidades de desarrollar una enfermedad cardiovascular. Estos resultados han sido presentados, recientemente, en la revista American Journal of Respiratory and Critical Care Medicine. A pesar de ello, y puesto que su uso puede triplicar las probabilidades de éxito de dejar de fumar, los autores no recomiendan dejar de usarlo sino valorar bien cada situación. 

Andrea S. Gershon, autora principal del estudio, y su equipo observaron que el hecho de que haya sido demostrada su eficacia aumenta la confianza de los pacientes, si bien su uso podría aumentar hasta un 34% los eventos cardiovasculares. Para llegar a estas conclusiones, los investigadores analizaron a 56.851 pacientes a los que se les administró vareniclina entre los años 2011 y 2015.

Puesto que la vareniclina suele utilizarse durante 12 semanas, los médicos analizaron a cada paciente de manera individual desde las semanas previas al inicio del medicamento hasta varias semanas posteriores a la interrupción. Los pacientes que tenían antecedentes de complicaciones cardiovasculares presentaban un 30% más de probabilidades de sufrir infartos, accidentes cerebrovasculares, arritmias, angina inestable y enfermedad vascular periférica, una cifra que se reducía al 12% en sujetos sanos.

No obstante, según asegura Gershon, solo se produjeron 3,95 eventos cardiovasculares adversos por cada 1.000 sujetos a los que se les había administrado vareniclina y que podrían atribuirse exclusivamente al medicamento. El equipo también observó que podía producirse una leve relación entre el uso de vareniclina y un mayor número de visitas a urgencias por síntomas neuropsiquiátricos como depresión, ansiedad, psicosis, alucinaciones, insomnio y autolesiones.

Entre los más de 55.000 pacientes que realizaron Gershon y su equipo, 4.185 y 4.720 pacientes experimentaron uno o más eventos cardiacos o neuropsiquiátricos adversos durante el ensayo, respectivamente. No obstante, la vareniclina ha demostrado ser muy efectiva para tratar el tabaquismo por lo que los autores no recomiendan dejar de usarla sino analizar mejor cada caso específico para tratarle lo mejor posible.