“Las comorbilidades en los casos de enfermedad Pulmonar de Obstrucción Crónica (EPOC) están infradiagnosticadas” apunta el doctor Jesús Recio Iglesias. El médico ha explicado los últimos avances en el tratamiento de esta patología durante las conferencias sobre EPOC en el marco de las actividades del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). “Existen diversas comorbilidades o enfermedades secundarias que surgen o empeoran por culpa de la EPOC, como la diabetes, la osteoporosis o la arritimía cardíaca”, señala el experto.

Según subraya el doctor, en muchos casos las comorbildiades no son diagnosticadas de manera correcta o se confunden con otras patologías o infecciones. “En casos de la insuficiencia cardíaca, muchas veces es confundida con una disnea”. El médico ha explicado que las comorbildiades en la EPOC aumentan la morbildiad del paciente y la estancia hospitalaria, con el gasto económico que eso conlleva. “Hemos registrado que un paciente de EPOC con enfermedades secundarias tiene una estancia hospitalaria el doble de larga que un enfermo que solo padece una EPOC”. El experto explica que la insuficiencia cardíaca y la arritmia aparecen en el 35 y 25% de los casos, respectivamente.

“El enfermo con EPOC tiene o tendrá alguna enfermedad más, hay muchas posibilidades de que desarrolle una patología como consecuencia de su estado”, indica Recio, quien aconseja a sus colegas una monitorización constante de los síntomas del paciente. El médico señala que hay pocos datos en España sobre la prevalencia de las comorbilidades relacionadas con el EPOC, y expone como ejemplo que los enfermos con EPOC e insuficiencia cardíaca superan en cantidad a los pacientes que solo padecen insuficiencia cardíaca.

Otra enfermedad que suelen padecer los enfermos de EPOC es la diabetes, según Recio. El médico revela que en sus investigaciones ha confirmado que un tercio de los enfermos de EPOC padece diabetes. “La inflamación sistemática provocada por esta enfermedad respiratoria da lugar a manifestaciones extrasistemáticas, cardiovasculares y cerebrales”. El consejo del especialista es mantener una estrecha vigilancia a la evolución del paciente.