La Consejería de Sanidad ha comunicado en una nota de prensa que es la primera vez que se cuenta con la acreditación nacional de estas unidades de ventilación mecánica. Los hospitales de Toledo y Talavera han sido los primeros de su región que lo han conseguido de un total de 24 hospitales de toda España.

La acreditación que avala estas unidades de ventilación mecánica tiene una validez de 5 años; el hospital de Talavera lo ha logrado en el nivel de unidad especializada y el hospital de Toledo, en el de unidad básica. Ángel Ortega, responsable en la unidad del hospital de Talavera, comunicó que las acreditaciones no implican categorías de mayor o menor rango, sino grados de complejidad asistencial en el abordaje del paciente.

Raúl Hidalgo, responsable de la consulta del Complejo Hospitalario de Toledo, dijo que la acreditación en ventilación mecánica no invasiva es todo un reto para analizar la calidad del nivel asistencial, y sirve de base para un desarrollo paulatino que “marque el camino a la excelencia”, puntualizó Hidalgo.

Un avance en terapias neumológicas

La ventilación mecánica no invasiva es todo un avance en el tratamiento de la insuficiencia respiratoria crónica, ya que reduce ingresos y visitas del paciente a urgencias. Durante los últimos tiempos, este tipo de ventilación se ha convertido en un avance significativo en las terapias neumológicas.

La Separ considera que esta acreditación supone "un aliciente para los profesionales implicados y una garantía de calidad asistencial para los pacientes y la administración sanitaria". Desde que comenzó su andadura en 2009, el hospital de Talavera ha atendido a más de 300 pacientes desde su unidad de insuficiencia respiratoria y ventilación mecánica.

Conseguir este reconocimiento, no ha sido tarea fácil. Lo primero que hicieron en los hospitales fue emprender un programa de formación y unos protocolos para orientar sobre el abordaje del paciente ventilado. Otros de los requisitos fue el disponer de una infraestructura dedicada en exclusiva a la labor asistencial.

En Toledo, la unidad de ventilación mecánica no invasiva domiciliaria empezó a funcionar hace 19 años, y formaba parte de la consulta de trastornos respiratorios del sueño. En total, atiende a 320 pacientes, y en las consultas realizan estudios funcionales, controles nocturnos por registros oximétricos y análisis paramétricos conseguidos de los propios dispositivos de ventilación.