Los corticosteroides, un tratamiento que suele utilizarse para tratar el asma, están asociados con la presencia de hongos de tipo Aspergillus, tal y como muestra un estudio cuyos resultados se publican el Journal of Allergy and Clinical Immunology. La investigación muestra que el 40% de las personas con asma grave tienen alergia a los hongos de la familia Aspergillus.

Los científicos observaron que las personas con asma que recibieron una terapia antifúngica tenían niveles más bajos de hongos en el pulmón. “La infección por Aspergillus suele ser tratable, pero podría explicar por qué algunos pacientes asmáticos tienen síntomas persistentes con los corticosteroides”, asegura Paul Bowyer, autor principal del estudio e investigador de la Universidad de Manchester.

“Esta información es importante, ya que podría ayudar a que los médicos valoren otros tratamientos adicionales para las personas que tienen alergia a este moho asociado con los corticosteroides. Así, podrían ayudarles de manera más efectiva”, explica Bowyer.

Los científicos analizaron las vías respiratorias de 48 personas con asma de leve a grave y 10 participantes sin síntomas. A través de dichos análisis, detectaron esporas de diferentes tipos de Aspergillus en el pulmón, posiblemente, porque el exceso de moco, un rasgo característico del asma, atrapa las esporas de manera eficaz, según sugieren los científicos.

La investigación, titulada Corticosteroid treatment is associated with increased filamentous fungal burden in allergic fungal disease, serviría para que los médicos tuvieran en cuenta los efectos de los corticosteroides en pacientes que tienen alergia a los hongos y propusieran tratamientos adicionales para un mejor abordaje del paciente asmático, sugieren los expertos.