La rinosinusitis alérgica fúngica (AFRS) produce rinosinusitis crónica y es causada, fundamentalmente, por Aspergillus fumigatus en la India y Bipolaris en los Estados Unidos.

El tratamiento recomendado para AFRS es la intervención quirúrgica y los esteroides sistémicos. La aspergilosis broncopulmonar alérgica (ABPA) se diagnostica con mayor frecuencia en pacientes con asma o fibrosis quística. La opción principal de tratamiento para la ABPA a largo plazo son los esteroides sistémicos junto con un medicamento antifúngico.

La sensibilización o exposición a hongos aumenta el riesgo de desarrollar asma grave en un paciente, lo que se ha denominado asma grave asociada con la sensibilidad a hongos (SAFS). Cuando se investiga sobre los detonantes y factores que causan el asma en un paciente, se debe buscar cómo hacer que la enfermedad no empeore.