Después de haber escogido 46 estudios, se comprobó que las tasas de éxito eran muy parecidas. De los 30 estudios con arpón, 9 con microcoil y 7 con lipiodol, se comprobó que el éxito fue de 0,98, 0,98 y 0,99 para cada uno de ellos. En el campo operatorio, por el contrario, fueron de 0,94, 0,97 y 0,99, respectivamente.

En cuanto a las complicaciones, el arpón se relacionó con una tasa de neumotórax de 0,35; el microcoil, con el 0,16; y el lipiodol, con 0,31. Los casos de hemorragia se relacionaron un 0,16 para el arpón; un 0,06 para el microcoil; y un 0,12 para el lipiodol. Aunque los 3 sistemas para localizar nódulos pulmonares consiguieron tasas parecidas, la localización por arpón experimentó un pequeño desplazamiento. Sin embargo, el lipiodol tuvo la tasa global de éxito más alta, y el microcoil tuvo menos complicaciones.