“Los trastornos del sueño son patologías médicas prevalentes en pacientes con AR; sin embargo, el riesgo concreto de AOS está aún poco definido”, argumenta Te-Chun Shen, autor principal del paper.

Para delimitar esta prevalencia los investigadores han llevado a cabo un estudio retrospectivo de cohorte de base poblacional utilizando como fuente la National Health Insurance Research Database (NHIRD) de Taiwan.

De esta forma, los autores del estudio que publica BMJ Open, reunieron los datos de 33.418 pacientes diagnosticados de AR entre el año 2000 y el 2010, así como un número equivalente de pacientes seleccionados al azar sin diagnóstico de AR.

“La tasa de incidencia global de la AOS fue 75% mayor en la cohorte de AR que entre los pacientes sanos”, resume Te-Chun Shen. Además, “los análisis estratificados por sexo, grupo de edad y comorbilidad revelaron que las tasas de incidencia de AOS asociada con AR fueron mayores en todos los subgrupos”, asegura.

Por este motivo, el trabajo concluye que los pacientes con AR deberían ser monitorizados durante sus horas de descanso para evaluar la calidad del sueño y detectar así cualquier indicio de AOS, “un trastorno común pero subestimado” concluye el autor.