El síndrome de apnea obstructiva del sueño (SAOS) es una enfermedad con una alta prevalencia en la población general, ya que en Estados Unidos se ha cifrado recientemente en un 25% de la población adulta. El tratamiento de referencia es la máquina de presión positiva de la vía aérea llamada CPAP (continuous positive airway pressure), sin embargo, según explican los expertos, algunos pacientes no toleran este método.

Si este u otro tratamiento de los convencionales no resultan efectivos, la intervención quirúrgica de cirugía maxilofacial consistente en la realización de una distracción osteogénica mandibular, aumenta significativamente la vía aérea superior y disminuye su colapsabilidad durante el sueño, como han demostrado los datos de la doctora Pilar Rubio, principal creadora de este protocolo, en su presentación ante expertos nacionales e internacionales.

Según explicó la médica, la intervención fue exitosa en todos los casos. Las 15 intervenciones de estas características realizadas hasta el momento en el Hospital Universitario de La Princesa han resuelto el problema de apnea del sueño de los pacientes, quienes se han mostrado muy satisfechos al haber recuperado la calidad de vida perdida como consecuencia de la falta de un sueño reparador. Esta patología puede provocar enfermedades como la hipertensión arterial, diabetes, obesidad o depresión.

En el caso del Hospital, los pacientes candidatos a esta técnica son valorados mediante un meticuloso protocolo por un grupo multidisciplinar de profesionales integrado por neumólogos, neurofisiólogos, internistas, otorrinolaringólogos, anestesistas y el equipo de Cirugía Maxilofacial, Pilar Rubio y Ana Capote como los doctores responsables de este tratamiento quirúrgico.